lunes, 14 de agosto de 2017

Albert Glatigny - Les bohémiens



LES BOHÉMIENS                                      LOS BOHEMIOS (LOS GITANOS)

Del libro “Les vignes folles”


Vous dont les rêves sont les miens,         Vosotros, cuyos sueños son los míos,
Vers quelle terre plus clémente,              ¿hacia qué región más clemente,
Par la pluie et par la tourmente,              bajo la lluvia y la tormenta,
Marchez-vous, doux Bohémiens?            marcháis, dulces Bohemios?



Hélas! dans vos froides prunelles            ¡Ay! en vuestras frías pupilas,
Où donc le rayon de soleil?                       ¿para cuándo el rayo de sol?
Qui vous chantera le réveil                        ¿Quién os cantará el despertar
Des espérances éternelles?                        de las esperanzas eternas?



Le pas grave, le front courbé,                    El paso grave, la frente agachada,
A travers la grande nature                         marchad a través de la gran naturaleza,
Allez, ô rois de l'aventure,                         ¡oh reyes de la aventura,
Votre diadème est tombé!                         vuestra diadema ha caído!



Pour vous, jusqu'à la source claire          Para vosotros, hasta la fuente clara
Que Juillet tarira demain,                         que secará mañana el mes de julio,
Jusqu'à la mousse du chemin,                  hasta el musgo del camino,
Tout se montre plein de colère.                todo se muestra lleno de cólera.



On ne voit plus sur les coteaux,               ¡No se ve más en las laderas,
Au milieu des vignes fleuries,                   en medio de las floridas viñas,
Se dérouler les draperies                           desenrollar el luminoso paño
Lumineuses de vos manteaux!                 de vuestros mantos!



L'ennui profond, l'ennui sans bornes,    El hondo aburrimiento, un aburrimiento sin límites
Vous guide, ô mes frères errants!            os guía, ¡oh mis hermanos errantes!
Et les cieux les plus transparents             Y los cielos más transparentes
Semblent sur vous devenir mornes.        parecen volverse aburridos sobre vosotros.



Quelquefois, par les tendres soirs,           A veces, en las tiernas tardes, 
Lorsque la nuit paisible tombe,                aunque caiga la noche tranquila,
Vous voyez sortir de la tombe                   veis salir de la tumba
Les spectres vains de vos espoirs.            los vanos espectros de vuestras esperanzas.



Et la Bohême poétique,                              Y la poética Bohemia,
Par qui nous nous émerveillons,              gracias a la que nos maravillamos,
Avec ses radieux haillons                           con sus harapos esplendentes
Surgit, vivante et fantastique.                   surge, animada y fantástica.



Et, dans un rapide galop,                           Y en un rápido galop
Vous voyez tournoyer la ronde                 veis girar el cortejo
Du peuple noblement immonde              del pueblo noblemente inmundo
Que nous légua le grand Callot.               que nos legara el gran Callot.



Ainsi, dans ma noire tristesse,                 Así, en mi negra tristeza
Je revois, joyeux et charmants,                vuelvo a ver pasar, alegres
Passer tous les enivrements                      y encantadoras, todas las ebriedades
De qui mon âme fut l'hôtesse:                  de las que mi alma fue anfitriona:



Les poëmes inachevés,                               las canciones de rimas altivas,
Les chansons aux rimes hautaines,         los poemas inacabados,
Les haltes aux bords des fontaines,         las paradas al borde de las fuentes,
Les chants et les bonheurs rêvés;             los cantos y la felicidad soñada;



Tout prend une voix et m'invite               todo recupera su voz y me invita
A recommencer le chemin,                       a empezar de nuevo el camino,
Tout me paraît tendre la main...              todo parece tenderme la mano...
Mais la vision passe vite.                           Pero la visión se esfuma enseguida.



Et, par les temps mauvais ou bons,         Y tanto en los malos como en los buenos tiempos,
Je reprends, sans nulle pensée,               retomo mi camino sin pensar,
Ma route, la tête baissée,                          con la cabeza gacha, 
Pareil à mes chers vagabonds!                ¡semejante a mis queridos vagabundos!




lunes, 7 de agosto de 2017

Léon Valade - Encore



ENCORE                                                                                            TODAVÍA
Del libro "À-mi-côte"

Ainsi qu'au débarquer, un homme, n'ayant pas                        Igual que un hombre, al desembarcar, no habiendo
Perdu de vue encor le gouvernail qui vire,                                 perdido de vista todavía el gobernalle virando,
Suit machinalement le roulis du navire                                      sigue maquinalmente la inercia del navío
Et croit sentir la terre osciller sous ses pas;                               y cree sentir cómo la tierra oscila bajo sus pasos;

Comme au sortir du bal ruisselant de lumières,                        igual que, a la salida del baile constelado de luces,
Le silence et la nuit s'étant faits brusquement,                          imponiéndosenos bruscamente el silencio y la noche,
L'oreille emporte et garde un long bruissement                        el oído conserva y mantiene una prolongada vibración
Et la clarté vacille encor sous les paupières:                               y la claridad vacila todavía ante los párpados;

Ainsi, bien qu'affranchi de vos attraits puissants,                     asimismo, una vez liberado de vuestros poderosos atractivos,
Et quoique votre image avec peine effacée                                 y aunque vuestra imagen apenadamente eclipsada
Cesse, après tant de nuits, d'obséder ma pensée,                     deje de obsesionar mi pensamiento después de tantas noches,
Quelque chose de vous imprègne encor mes sens…                 algo que os pertenece todavía impregna mis sentidos…

Vos bras semblent m'étreindre encor comme des lierres,       Vuestros brazos parecen estrecharme todavía como una hiedra,
Et, sans trouver l'accès de ce coeur anxieux,                              y sin acceder a este corazón ansioso,
L'écho de votre voix, le reflet de vos yeux                                   el eco de vuestra voz, el reflejo de vuestros ojos
Hantent de mon cerveau les routes familières.                         frecuentan los caminos familiares de mi cerebro.


martes, 1 de agosto de 2017

La Colección Río Nuevo de poesía

Quería abrir esta nueva temporada de "Rimas en Montparnasse" con un breve recordatorio de la vieja Editorial 29 y sus volúmenes bilingües de poesías completas de la Colección Río Nuevo. El que suscribe estas líneas ha de confesar que donde realmente aprendió a deleitarse con las rimas francesas fue en esos benditos y venerables libros, abriendo las páginas y hallando: a su izquierda, la obra original del autor en el idioma en que fue creado; y a su derecha, el texto literal en español, didáctica y escrupulosamente traducido. Contar con un formato tan económico y accesible, en unos tiempos en que Internet todavía no nos había dado la oportunidad de divulgar lo que amamos y mostrarlo a todos aquellos que pudieran sentirse igual de seducidos por ello, constituía un privilegio de primer orden. ¡Cuántos hombres y mujeres pasarán su vida entera en posesión de unas pulsiones e inclinaciones, a las que jamás podrán ponerles nombre o darles forma de actividad! La educación no sólo tiene que "armar" al futuro ciudadano con instrumentos útiles para "defenderse" en su día a día, también ha de mostrarle un catálogo de actividades humanas posibles donde elegir. Cuanto más modesto y menos prolijo sea, huelga decir que menos vocaciones se llevarán a término. 

Así, ¿cómo va a haber buenos rimadores, si las rimas no llegan a las personas naturalmente dotadas para cultivarlas? Recuerdo mi discusión con un estudiante de Humanidades, que se hallaba plenamente convencido de que Baudelaire y Verlaine habían escrito versos sin rima pero con ritmo... porque las traducciones al español que había tenido a su alcance vertían el texto original con ritmo pero sin rima. Gracias a que yo poseía los volúmenes de poesías completas de ambos autores, pude observar su cara de estupefacción cuando comprobó que, por muchas veces que los hojeaba, ¡no era capaz de hallar un solo poema de esos escritores, a los que admiraba, que NO TUVIERA RIMA! Cuando añadí que Mallarmé, el gran impulsor del simbolismo, también rimaba con la misma escrupulosidad; y que incluso Rimbaud, antes de convertirse en un rebelde irreverente, también era un rimador fuera de serie, su concepción de la poesía universal se le vino abajo estrepitosamente. Pues la conclusión irrefutable es que el desprecio por la rima constituye una veleidad exclusiva de nuestro siglo, que frente a 100 años sin rima se yerguen lo menos 1.000 años en los que sólo un rimador podía ser considerado un poeta.

¡En nombre de Apolo, si la poesía es música, entonces la rima es la armonía de la música, y los pies sólo su ritmo!

lunes, 26 de junio de 2017

Tres últimos parnasianos y... vacaciones

¡Por fin llegar las vacaciones, gracias le sean dadas a Apolo!

Este mes de junio, en contra de mi práctica habitual, he ido publicando las traducciones de los poetas parnasianos antes de sus apuntes biográficos, pero más vale tarde que nunca. Con esto pongo punto y final al repaso dado a la primera edición de "Le parnasse contemporain" (1866), con la salvedad de Jean Lahor, con quien abriré el mes de agosto -pues quería dejarme a algún "peso pesado" del Parnaso lírico francés para iniciar la vuelta con más entusiasmo.

Respecto a estas últimas semanas, el poeta que más ha llamado mi atención ha sido Robert Luzarche (1845-1871), cuya obra ha sido olvidada actualmente, debido a que su prematura muerte a los 26 años no le permitió dejar un testimonio más acabado y rotundo de su talento. En verdad, su poemario "Les excommuniés" fue editado póstumamente por Lemerre, a manera de homenaje a un estrecho y entusiasta colaborador que había trabajado codo con codo junto a él en la divulgación de la nueva poesía parnasiana, en el papel de director de "La Gazette rimée" (una revista mensual para impulsar la difusión de las antologías individuales que costeaba el editor). En ese volumen Lemerre se limitó a recopilar todos los manuscritos hallados entre sus cajones, así como los poemas sueltos publicados en vida de Luzarche en las numerosas revistas con las que colaboró. Su ideología republicana le mantuvo apegado a círculos ateos y anticlericales, en los que un joven Paul Verlaine también daba en ese momento sus primeros pasos. Tal vez por eso los versos primerizos de uno y otro presentan numerosas similitudes, ya que hasta la muerte de aquél mantuvieron una estrecha amistad. Pero, adicionalmente, Luzarche dedicó buena parte de su tiempo al periodismo político y al estudio de la historia, centrándose en el siglo XVII y personajes como Richelieu (sobre el que escribió un libro titulado "Le nouveau spectre rouge"), el escritor Dassoucy; o Urbain Grandier, que fue quemado en la hoguera por órdenes del siniestro y maquiavélico cardenal, en el transcurso de un rocambolesco proceso de brujería que unos consideran el más morboso episodio de posesión demoníaca ocurrido en la Francia moderna, y otros una conspiración urdida para vengarse de un molesto cura de provincias que se había atrevido a desafiar al "stablishment" católico con su crítica contra el celibato... ¡y su predicación con el ejemplo para mostrar cómo lo despreciaba!

También tuvo una vocación eminentemente política, historiadora y periodística el poeta Edmond Lepelletier (1846-1913), muchísimo más longevo que el desdichado Luzarche. Lepelletier, además, sí que fue un estrecho amigo y defensor de Paul Verlaine, pues ambos se conocían desde la infancia, e incluso el influyente diputado llegó a escribir una influyente biografía del "pauvre Lelian". Su mayor distinción en vida fue la concesión de la Legión de Honor, por su trayectoria política republicana y su "Historia de la Comuna"; después de muerto, su escasa producción poética ha quedado eclipsada totalmente por un par de folletines de espadachines que gozaron de mucho éxito a principios del siglo XX, "Fanfan-la-Tulipe" y "Madame Sans-Gêne".

Por último, Emmanuel des Essarts (1839-1909) fue un profesor de retórica que hizo de las letras su razón de existir. En su caso, la poesía y la teoría poética eclipsaron el resto de actividades, y mantuvo una estrecha relación con Mallarmé y Mistral, entre otros colegas universitarios a los que llegó a conocer en sus muchos traslados en provincias. A pesar de contar con una obra amplísima, en mi opinión su calidad no es tan elevada como la de los dos anteriores (es decir, el porcentaje de excelencia contenido en el conjunto de su producción literaria es mucho más bajo, quizá a causa de su profusión).



miércoles, 21 de junio de 2017

Robert Luzarche - Le conventionnel 1793



LE CONVENTIONNEL (1973)                                                 EL PARTIDARIO DE LA CONVENCIÓN[1]

Del libro “Les excommuniés”



Un régicide: il est en piteux équipage,                                    Un regicida: va lamentablemente equipado,
Jeune et très-maigre, avec un profil anguleux;                     joven y escuchimizado, de perfil anguloso;
Sous un vaste chapeau troué, ses longs cheveux,                 bajo un enorme sombrero agujereado, su largo cabello
Épars, flottent autour de son blême visage.                          suelto se agita en torno a su pálido rostro.

Monté sur un cheval fourbu, suivant l'usage,                        Montado en un caballo extenuado,
Il traverse les rangs des soldats haillonneux,                        atraviesa las filas de soldados
Ranimant de sa voix leurs choeurs impétueux                     revitalizando con su voz el coro impetuoso
D'où l'âpre “Ça ira” s'élançait avec rage.                                que se lanzan con rabia al adusto “Sin ira…”[2] 

Sobre et déguenillé, tel le jeune tribun,                                  Sobrio y desharrapado como un joven tribuno,
Aux bords du Rhin comme à Paris, juge importune            igual en las orillas del Rhin que en París, juzga inoportuno
Le repos, et se plaît aux combats plus qu'aux fêtes.             el reposo, y le gustan más los combates que las fiestas.

Il est toujours où l'on meurt pour la Liberté,                        Siempre se halla donde se muere por la libertad,
Ayant la formidable impassibilité                                            conservando la formidable impasibilidad de esa época
Des beaux joueurs du temps où l'on jouait des têtes.           en que los bellos jugadores se jugaban la cabeza.







[1] La Convención se refiere al nuevo gobierno democrático instaurado en Francia tras la Revolución de 1789, y por tanto el título no significa “un convencional” sino un partidario de aquel gobierno.
[2] “Ah, ça ira, ça ira, ça ira…” es la primera estrofa de un famoso himno revolucionario francés.